esperenza-de-vida-de-los-edificios

De qué depende la esperanza de vida de los edificios

esperenza-de-vida-de-los-edificios

De qué depende la esperanza de vida de los edificios

Asociamos el derrumbe de un edificio a la falta de conservación del mismo. Es cierto que la ausencia de un mantenimiento adecuado puede ser la causa final, pero son otros los factores que pueden incidir en la la esperanza de vida de los edificios.

1. El material

La historia contemporánea habla de que han sido tres los materiales que han tenido su época en cuanto a ser el protagonista en las estructuras de un edificio: la madera, el metal y el hormigón. Cada uno de ellos es vulnerable a un agente determinado.

Así pues, si la humedad es la enemiga principal de la madera también lo son las termitas. La humedad, de hecho, es el rival a batir de forma común, porque también corroe las estructuras metálicas y penetra en el hormigón, que es poroso.

2. La antigüedad

El paso del tiempo también va haciendo mella en las viviendas, sobre todo si está expuesta a ciertas condiciones. Como norma general, los expertos señalan que la duración de las viviendas de hoy día, cuyas estructuras están hechas en su mayoría por hormigón, es de unos 80 a 100 años. Es poco, si consideramos que en ciudades como Madrid siguen estando en pie y en más o menos buen estado construcciones de madera hechas durante los siglos XIX y primeros años del XX.

3. La conservación

La buena conservación es fundamental, pero las políticas públicas han ido más encaminadas a construir nuevas viviendas que a destinar fondos para que las familias sin posibilidades económicas pudieran rehabilitar la suya. Como consecuencia, tenemos casas abandonadas y muy deterioradas en el centro de ciudades y pueblos, mientras que en la periferia hay urbanizaciones enteras de casas a medio construir o sin vender, que se quedaron tal cual tras el estallido de la burbuja inmobiliaria.

4. El entorno

Las características del entorno se han pasado por alto en demasiadas ocasiones, permitiéndose construcciones de diversa índole en zonas poco recomendables. Aún pudiéndose construir, es necesario adaptar la vivienda al entorno, por ejemplo, si el suelo posee alto contenido en yeso. El hormigón tendrá que ser especial para que no acabe dañado.

Novamat Servicios para la Construcción

De qué depende la esperanza de vida de los edificios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *